sábado, 17 de junio de 2017

Día 12 - Una aguja en un pajar

Se acabó la aventura en la ciudad del pecado.
Es hora de volver a recorrer la 66.
Para ello tengo que volver a ir hacia el sur, y mi destino es Needles.
Pero como el camino es relativamente corto, decido hacer un alto en el camino y relajarme un rato en el Lago Mohave. Por lo que en Searchlight cojo un desvío hacia el Lake Mead National Recreation Area. 14 millas después estoy delante del lago que se forma en el río Colorado.
Hay una especie de playa donde disfrutan del sábado un montón de familias, la mayoría de ellas parecen de origen mexicano.
El agua está limpia y con una buena temperatura.
Una de las veces que me he metido en el agua y estoy nadando, veo que hay hombre en una barca hinchable como buscando algo y otro ayudándole desde abajo con unas gafas. Le veo que se sumerge y sale con una persona ahogada. Cuando llego a la barca ya lo han subido, así que ayudo a tirar de ella para llevarla a la orilla. El hombre que estaba en la barca ya estaba realizando la RCP al ahogado durante el trayecto.
Lo bajan a la orilla y varias personas siguen con la reanimación.
Unos llaman a 911, otros rezan, otros lloran y otros solo miran.
En otra ocasiónme hubiera ofrecido a ayudar con la RCP, pero ya había bastante gente que lo estaba haciendo bien, así que solo me mantuve observando y a la espera.
Al rato ya llega personal del parque y continúa con la RCP manual, después traen un desfibrilador semiautomático.
Y posteriormente llega una ambulancia del servicio de bomberos. Continúan con la reanimación, lo suben a un tablero de rescate y lo llevan hasta la camilla para llevarlo a la ambulancia.
El ahogado estaba con el grupo junto al que yo tenía mis cosas en la playa, y cuando voy allí veo que han recogido todo y están preparados para irse.
Al rato todo vuelve a la normalidad. Los niños vuelven a jugar en el agua y los mayores a disfrutar de su comida y de su bebida.
Me doy un baño más, y decido irme.
Parada en Searchlight para repostar y para comer algo y tiro para Needles.
Por el camino me encuentro con mi primer paso a nivel cerrado porque está pasando un interminable tren de mercancías.
La parada me ha venido bien, ya que el calor estaba apretando demasiado.
Las últimas millas hasta Needles han sido infernales... tengo ganas de alejarme un poco de la zona desértica... pero bueno, ya estoy en California. El último Estado de mi viaje. En un par de días estaré en  Santa Mónica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario