miércoles, 21 de junio de 2017

Día 16 - Work less, dive more

Hoy ha tocado madrugar en serio.
La semana pasada estuve hablando por email con un centro de buceo para ver si podía bucear con ellos el 21 de junio. Me dijeron que iban a bucear en Isla Catalina así que les dije que perfecto. Pero después de eso no me dijeron nada más. Así que ayer les llame por la mañana y me saltaba el contestador. Ya por la tarde, volví a mandar un email con mi número de teléfono, y al poco me llamaron para decirme que la salida se habia cancelado. Pero que una opción es que me fuera yo a Isla Catalina, que allí habia varios centros de buceo. Me puse a mirarlos por internet, y vi más o menos como llegar. Pero ya era tarde para contactar con ellos.
Así que hoy a la aventura, me he levantado a las 6 y he cogido dos autobuses que me han llevado hasta Dan Pedro para coger un barco.
Una vez en Isla Catalina, me he ido al primer centro de buceo más cercano y he preguntado. Al principio ha puesto cara de que no se podía, pero luego me ha dicho que si me venía bien a las 10.
Le contesto que claro y me voy a dar una vuelta, ya que faltaba media hora.
Vuelvo a las 10 menos 10 y me pongo a rellenar el papeleo correspondiente. Habia una chica que iba a bucear a la misma hora que yo. Charlamos un rato, pero al final me dicen que tengo que esperar a las 12. Bueno, sin problemas. Mi barco de vuelta es a las 17:30.
Me doy otro paseo y aprovecho para desayunar algo. Y me acerco hasta la punta del Casino.
Al lado del Casino es donde está la zona de buceo. Hay bastantes personas alli haciendo snorkel y buceo.
A las 12 llego al centro de buceo y me dan el equipo. Preparo la botella... profundimetro en pies y la presión en psi...menos mal que llevo mi ordenador para ver la profundidad y el guía me dice que mejor le enseñe el aire que me queda, ya que yo debo estar acostumbrado a bares. Sin problema por mi parte.
Vamos en una desvencijada camioneta hasta la punta del Casino, y mientras terminamos de equiparnos vemos que hay un enorme grupo de gente metiendose a hacer snorkel, pero el guía me dice que no me preocupe, que van hacia el lado contrario de donde estaremos nosotros.
Me explica los peces que podemos ver, y que bucearemos entre el kelp. El kelp son enormes algas de hojas anchas que crecen desde el fondo del mar hasta la superficie. Y que es posible que veamos Black Sea Bass, unos peces que pueden pesar hasta 900 libras y ser más grandes que nosotros.
Nos metemos al agua, que está bastante fria pero se aguanta, y nos dirigimos directamente al kelp. La visibilidad no es muy buena, estará en torno a los 8 metros, pero eso no impide disfrutar de la inmersión.
Es curioso bucear por entre las algas, y hace unos curiosos juegos de luces y sombras.
Y nos encontramos con el primer Black Sea Bass. Efectivamente es enorme. Creo que más grande que el mero más grande que haya visto.
Más tarde nos encontramos con tres juntos. Y casi al final de la inmersión, vemos uno enorme. El guía se pone a acariciarle, y el animal sigue tan tranquilo. Al final me animo yo, es suave al tacto. Tras tanto sobeteo, el pez ha debido decidir que ya estaba cansado, y ha empezado a moverse, primero se ha vuelto hacia a mi, y su enorme boca estaba tan cerca de mi cara que parecía que iba a darme un beso. Luego se gira y se va hacia el lado opuesto a nosotros.
Terminamos la inmersión rodeados de un montón de peces naranjas, uno de ellos creo que estaba cabreado conmigo, porque no dejaba de agitarse delante de mi.
Tras recoger y volver al centro de buceo, me voy a comer, me echo unas partidas en la sala de recreativas y me pongo a tomar el sol hasta la hora de embarcar, ahora que por fin ha salido el sol, ya que llevaba todo el día nublado.
Una siesta en el barco de vuelta al continente. A coger otros dos autobuses y a descansar que mañana es mi último día en USA.


No hay comentarios:

Publicar un comentario