jueves, 22 de junio de 2017

Día 17 - Excursión a Venice

Hoy ya no me quedaba nada por hacer, así que cojo la mochila, y me tiro a andar junto a la playa hacia el norte. Mi destino, Venice Beach. Google Maps me dice que unas 4 horas andando, pero bueno, tampoco tengo prisa.
La neblina matinal deja paso a un radiante sol. Me cruzo con un montón de gente que esta paseando o haciendo ejercicio, parece mentira que sea un jueves por la mañana.
Veo en la playa, junto a una de las típicas casetas de vigilancia de las playas californianas a una socorrista rubia que está preparando el puesto, y pienso, habrá que hacerse una foto con una Vigilante de la Playa, aunque no sea Pamela Anderson. Me dice que una foto rápida, pero accede.
Un poco más adelante me encuentro un parque al lado de la carretera con un cesped que invita a tumbarse, así que lo hago a la sombra de unas palmeras. Por encima de mi cabeza pasan un par de águilas. La verdad es que he visto bastantes durante mi viaje, por algo es su animal totemico.
Sigo mi camino hasta llegar a Playa del Rey. Ya son las 13:30 y llevo dos horas caminando, y va aprentando el hambre, así que me aprieto una riquísima hamburguesa y unas más ricas aún patatas fritas... y dos pintas de cerveza.
El camino hasta Marina del Rey se vuelve un poco peligroso, ya que no hay acera, ni prácticamente arcén en la carretera, pero con mucho cuidado consigo bordear los humedales de Ballona.
Unas millas más, y por fin llego a Venice Beach. Me descalzo y atravieso el enorme arenal hasta llegar al borde del mar.
Aquí también hay bastantes olas, y el agua no está lo que se dice caliente, pero me refresca después de la caminata.
Me tumbo un buen rato en la arena a descansar y tomar el sol.
Desgraciadamente no podré ver el atardecer, las nubes empiezan a tapar el sol, y se nota el descenso en la temperatura.
Otro baño para quitarme la arena, y despedirme del Pacifico... de momento.
Mi última cena ha sido en un mexicano, y  ha sorprendido que el guacamole te lo hacen en el momento, a mano, y al lado tuyo.
Y después a pasar la noche al aeropuerto, que el vuelo para New York sale muy temprano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario