sábado, 10 de junio de 2017

Día 5 - Toto, creo que ya no estamos en Kansas.

Anoche revisando la "planificación" vi que no iba bien de kilómetros recorridos. Ayer debería haber dormido en Rolla, y es porque me paraba demasiado a intentar verlo todo (y aunque sería lo ideal, necesitaría un mes de viaje), así que hoy he decidido darle un poco de caña y llegar a dormir donde se supone que debo hacerlo hoy. Por lo que de buena mañana me he hecho unas 150 millas por la autopista que va paralela a la Ruta hasta llegar al Springfield de Missouri para ver el lugar de nacimiento de la Ruta 66, y uno de sus míticos alojamientos de carretera, el Shamrock Court.
Luego sigo camino, pero esta vez si que yendo por la 66, en unos tramos es la original, y en otros se fusiona con nuevas carreteras, como por ejemplo la 60 y la 69.
Una parada rápida para hacer una foto al puente Johnson Creek en Miller, y una parada para repostar en Carthage y ya tiro hasta Galena.
Galena es la primera ciudad de Kansas por la que pasa la Ruta. Y también la antepenúltima. Solo 13 millas de la Ruta 66 discurren por este Estado.
Otra parada fugaz en Baxter Springs (la última ciudad de Kansas) para hacer una foto al Puente del Arco Iris, y ya estamos en Oklahoma.
En el camino he visto varios casinos indios, y una zona de encuentro de los consejos tribales...estamos en zona india por lo que se ve.
En Miami, pero el de Oklahoma, no el de Florida, me encuentro mi primer semáforo colgante, y un poco más adelante, de casualidad ya que paraba a mirar el GPS, veo un cartel de una Iglesia Cowboy... ¿tomarán la comunión con whisky?
Alto fugaz en Vinita, y voy camino a Catoosa a ver a la Ballena Azul.
Y ya estamos en Tulsa. Lo primero que hago es buscar alojamiento, veo que hay varios moteles de carretera en la entrada junto al Arco de la Ruta 66. Me pongo a mirar comentarios en Google Maps, y parece que son lugar de encuentro de camellos y prostitutas, ya veía yo algo raro en la gente que estaba por ahí merodeando, asi que decido seguir mi camino. Pero un poco más adelante, en una zona que parece algo más residencial, me encuentro con el Desert Hills Motel. Y como estoy bastante cansado, y este parece tener mejor pinta, y ser un clásico  (en funcionamiento desde el 1953), decido quedarme a pasar la noche. Pero creo que no voy a dejar la habitación, y estaré pendiente de la moto...y tendré a mano el souvenir que pille en Springfield (IL).

2 comentarios:

  1. Este viaje va cogiendo buen color!! A disfrutarlo!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir tu pedazo de viaje, y apriétale la oreja al Jefe para ir en tiempos. Cuídate y sigue disfrutando.

    ResponderEliminar