martes, 13 de junio de 2017

Día 8 - Make YellowHorse great again!!

Salir de Albuquerque ha sido una pesadilla.
Toda la calle que corresponde a la Historic Route 66 estaba en obras, por lo que la velocidad estaba más reducida aún de lo normal.
Un par de paradas para hacer una foto a uno de los Moteles clásicos, a una curiosa parada de autobús y a un arco sobre la carretera indicando que estamos en la Route 66...como si no lo supieramos.
Por fin se acaba la zona de obras y la Ruta va paralela a la Interestatal 40. Antes de fusionarse, me encuentro con uno de los antiguos puentes de metal, en este caso el que cruza el Río Puerco. No se puede circular por él, pero si cruzarlo andando.
Cerca del puente se encuentra un enorme casino-hotel dedicado a la Ruta.
Luego llego al Continental Divide. Si ayer pasaba por el punto intermedio de La Ruta,  este es el punto medio del continente, a la misma distancia del Atlántico que del Pacífico. Y a 7295 pies.
Lo de la altitud se nota, hoy si que no me ha sobrado para nada el pantalón largo y la chaqueta, hacia bastante fresquito, por lo que se rodaba agusto.
Gallup es el último pueblo de la 66 en Nuevo México. Aquí se encuentra el Hotel El Rancho, un sitio donde se han alojado multitud de famosos interpretes de películas de vaqueros.
Echo un vistazo al Museo Rex, dedicado a la evolución del pueblo asociado a una familia de mineros que ha vivido aquí varias generaciones.
La siguiente parada es justo en la "frontera" con Arizona, cerca de Lupton.
Aquí hay una zona india, con un enorme teepee que sirve de tienda de regalos, ademas de varias tiendas más con artículos indios... y una especie de rancho que estaba cerrado y que pertenece a YellowHorse. Fantásticaslas formaciones rocosas que sirven de refugio a estas tiendas y de frontera natural entre los estados de Nuevo México y Arizona.
Más tarde en Holbrock se puede ver una muestra de arboles petrificados y un poste de cruce de caminos con varios puntos de la Ruta y su distancia en millas.
Mientras estaba sentado a la sombra descansando un rato, se me ha acercado un grupito de nativos con un evidente estado de embriaguez, y eran sobre las 14:30... he preferido decirles que no hablaba inglés para no darles mucha bola (tampoco he mentido jejeje).
No me daba buena espina este pueblo, así que en vez de comer aquí como era mi idea original,  he preferido seguir camino.
Y así he llegado hasta Winslow, que será donde pasaré la noche.
Tras descansar un rato, me he ido a dar una vuelta para estirar las piernas, y cenar algo.
En este pueblo hay una esquina dedicada a una canción de los Eagles, ya que esta canción hace referencia a una esquina de Winslow, así que aprovecharon y la pusieron en uno de los cruces de la Ruta 66 en su paso por el pueblo.
Un par de cosas de las que me he percatado hoy en mi paseo, una es que no me extraña que aquí todo el mundo tenga coche y empiece a conducir muy pronto, todo esta lejos. La otra es que no se si antes de crear la interestatal habría más vida y dinero en los pueblos pequeños por los que pasaba la 66, pero ahora se puede ver mucha casa y mucho negocio abandonado (moteles, gasolineras, talleres, tiendas...). Parece que la era dorada de los negocios que prosperaron a la orilla de tan concurrida ruta quedó lejos, y ni siquiera el intento de utilizar R66 como reclamo turístico funciona demasiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario